Crítica | El Expreso del Miedo

Quien haya elegido El expreso del miedo como traducción de Snowpiercer, merece un premio. En serio. La mejor prueba de ello, es que el grupo de chavitos sentados filas detrás de mí, salieron fascinados de la función, pese a que ellos esperaban ver otra película de “sustos”. Y es que, justo ese nombre engañoso, se…