Crítica: X-Men Orígenes. Wolverine

20th Century Fox | 2009

Es el año de 1845 y la noche de la familia Howlett transcurre con la única preocupación de que la salud de su pequeño James se restablezca.

De inmediato una voz irrumpe el hogar y comienza una pelea que termina en tragedia, este se convertirá en el evento que despierte los poderes mutantes del pequeño James, mejor conocido como Logan.

Este es el inició de una larga historia de combates y muerte que Logan/Wolverine (Hugh Jackman), que a lado de su hermano Victor Creed/Sabrertooth (Liev Schreiber), tendrá que enfrentar. Cada uno de forma tan distinta, que al final los llevará de ser los hermanos más unidos a los más terribles enemigos.

X-Men Orígenes, es la cuarta entrega de la saga dedicada al mundo de mutantes creado por Stan Lee, la cual nos cuenta el nacimiento y origen de uno de los personajes con más seguidores, Wolverine. Esta cinta, es además la precuela de la trilogía de X-Men (Bryan Singer, 2000; 2003 | Brett Ratner,2006).

Hay que decirlo, esta es una de las películas más esperadas de la temporada y de la que se hablo por un largo tiempo. Las expectativas que se daban sobre ella eran muy grandes, debido principalmente al éxito que el personaje de Wolverine había otorgado a sus antecesoras.

Para nuestra mala fortuna estas expectativas no se cumplen al 100%, puesto que si bien cuenta con una gran producción, así como un gran uso de efectos especiales, la historia tiene ciertos cabos sueltos.

Y es que el director Gavin Hood intenta contar tantas cosas a la vez, como el romance de Logan con Kayla Silverfox (Lynn Collins) y la experimentación con mutantes, que no logra profundizar ni una ni otra, como en su momento el trabajo de Bryan Singer llegó a hacerlo en las primeras dos partes de la franquicia.

La mayor parte de la cinta se va en la presentación de mutantes, que si bien no son tan importantes, hacen gala de sus poderes provocando que sean demasiados los que desfilan ante nosotros.

Interesante, eso sí, ver la inclusión de Gambit (Tylor Kitsch) y de un muy joven Cyclops (Tim Pocock), convertidos en parte del grupo de mutantes víctimas del Coronel William Stryker (Danny Huston).

Eso sí, Hood, consigue una muy curiosa secuencia de créditos en la que podemos ver a los dos hermanos luchando en distintas guerras, y con ello introducir en nuestra mente el hecho de que se trata de dos seres muy longevos.

Sin duda habrá quienes se sientan un poco decepcionados. A destacar la llegada, casi al final, de un viejo conocido para los fans de la saga, quién intenta delimitar la temporalidad de la película; así como la secuencia al final de los créditos de la misma.

Habrá que ver si la llegada tan tardía a los cines de nuestro país (recordemos que su estreno se pospuso un mes debido al brote de influenza humana) y al hecho de que la piratería hizo de las suyas, logran evitar la buena recaudación que supone la cinta para la taquilla.

20th Century Fox, 2009

20th Century Fox | 2009

************

Ficha Técnica 

Titulo original: X-Men Origins Wolverine/ País: Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia/ Año: 2009/ Director: Gavin Hood/ Elenco: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Danny Houston, Ryan Reynolds/ Música: Harry Gregson-Williams/ Fotografía: Donald McAlpine/ Duración: 107 minutos

Un comentario en “Crítica: X-Men Orígenes. Wolverine

  1. Pingback: Crítica: La Propuesta | Sexta Fila

Los comentarios están cerrados.