Crítica: Blanca Nieves y la Leyenda del Cazador

Universal Pictures, 2012

Blanca Nieves (Kristen Stewart) es la hija de un rey. Su vida ha transcurrido entre las sombras gracias a su madrastra, la reina Ravenna (Charlize Theron), responsable de la muerte del monarca y de la desgracia del reino.

Ravenna, obsesionada por su belleza, es convencida por su espejo de que para lograr obtener la vida eterna es necesario asesinar a Blanca Nieves Para ello obligará a un Cazador (Chris Hemsworth), a entregarle el corazón de la princesa.

Blanca Nieves y la Leyenda del Cazador, nos fue vendida con la promesa de dar un giro oscuro al muy conocido cuento de la princesa y su triunfo sobre el mal. Sin embargo, algo que parecía interesante se quedó en puras promesas.

Hay que decirlo, esta cinta cumple una de sus ofertas, la parte visual. Desde que aparecieron las primeras imágenes pintaba para ser uno de sus principales atractivos. Sin embargo, sus imágenes no logran compensar el resto de carencias.

Uno de los mayores problemas se encuentra en el reparto, para ser exacta Kristen Stewart. Le hace falta carisma, sin mencionar presencia. Su inexpresividad es demasiada.

Chris Hemsworth, aunque siempre atractivo, pareciera que su personaje se la pasa pensando en alguna otra cosa.

En el caso de Charlize Theron, quien da vida a Ravenna, su trabajo resulta mucho más interesante. Aunque por momentos su actuación parece un tanto exagerada, funciona para explicar el hecho de que su maldad es consecuencia de algo más grande.

Por otro lado, el guion tiene demasiados momentos repetitivos. Vemos a Blanca Nieves correr por su vida, llegar a un lugar seguro, descansar un momento y luego ser perseguida de nueva cuenta.

Blanca Nieves y la Leyenda del Cazador luce bien pero se queda sólo en eso.

Universal Pictures, 2012

************

Ficha Técnica 

Titulo original: Snow White and the Huntsman/ País: Estados Unidos/ Año: 2012/ Director: Rupert Sanders/ Elenco: Kristen Stewart, Charlize Theron, Chris Hemsworth, Ian McShane, Nick Frost/ Guion: Evan Daugherty, John Lee Hancock, Hossein Amini/ Música: James Newton Howard/ Fotografía: Greig Fraser/ Duración: 127 minutos