Crítica: Guerra Mundial Z

Paramount Pictures, 2013

Paramount Pictures | 2013

Lo que parecía una día cualquiera para el ex investigador de la ONU, Gerry Lane (Brad Pitt) y su familia, pronto se convierte en una intensa carrera por sobrevivir.

En todo el mundo se han presentado casos de personas infectadas por un extraño virus que, literalmente, esta reviviendo a los muertos. Ante este caos, y la rapidez con la que avanza la epidemia, Lane es contactado por su antiguo jefe para que ayude a encontrar una solución a lo que parece el fin de la humanidad.

Guerra Mundial Z no es y ni le preocupar ser una película de zombies. Más bien pareciera ser un medio para hacer brillar a su productor y protagonista, Brad Pitt.

El resultado es un blockbuster entretenido pero con un montón de salidas fáciles, algunas de ellas bastante absurdas.

Vemos a un protagonista que hace lo posible por no estar donde está y que por esa razón nunca termina por enganchar al espectador.

La forma de contar la historia parece ir en círculos. Alguien le dice a Brad Pitt que debe buscar a una persona o un objeto, llega a una ciudad (laboratorio o similar), encuentra a su objetivo pero resulta que no es de ayuda y debe buscar algo más, los zombies aparecen, sale huyendo hacia el siguiente objetivo… y así durante toda la película.

Lo anterior hace que la historia sea repetitiva y que tenga que valerse de alguna que otra incoherencia para mantener una secuencia de hechos medianamente lógica.

Resulta curioso que la promoción de Guerra Mundial Z se basara en los tumultos y el caos ocasionado por los zombies correlones. Sin embargo, son las secuencias que ocurren en el Centro de Investigaciones de la OMS, donde la acción se ve más controlada y con más posibilidades de provocar suspenso.

Aún con ello hay varios detalles que de verdad fueron ridículos, primero el “tic” nervioso de los zombies de andar soltando mordiditas al aire (de risa loca), la forma en que se deshacen del ayudante del protagonista, el encontrar un intento solución en tiempo record y el muy (en serio muy) absurdo comercial de Pepsi.

A pesar de lo anterior la cinta se da el lujo de dejar un final abierto con la esperanza de que alguien quiera producir una secuela.

Guerra Mundial Z ofrece ratos de espectacularidad pero de forma tan incoherente que uno termina poniendo más atención al vaso de palomitas.

Paramount Pictures, 2013

Paramount Pictures | 2013

************

Ficha Técnica 

Titulo original: World War Z/ País: Estados Unidos/ Año: 2013/ Director: Marc Foster/ Elenco: Brad Pitt, Mireille Enos, James Badge Dale, Matthew Fox/ Guion: Matthew Michael Carnahan (basada en la novela de Max Brooks)/ Música: Matthew Bellamy/ Fotografía: Robert Richardson/ Duración: 116 minutos

2 comentarios en “Crítica: Guerra Mundial Z

  1. De esas películas en que te arrepientes de invertir (perder) tu tiempo y de gastar mucho por tan poco…

    • Es curioso, pero la primera parte no llega a ser taaan mala. Sin embargo, mientras avanza es cuando te das cuenta que, sí, no vale tanto la pena. Saludos!

Los comentarios están cerrados.