Crítica | Kong: la Isla Calavera

sf-poster-kongskullisland

Warner Bros | 2017

Científicos de Monarca encabezados por Bill Randa (John Goodman) descubren una isla en el Pacifico Sur y con el objetivo de estudiarla organizan una expedición. A este viaje se unirán James Conrad (Tom Hiddleston), un ex capitán del Servicio Aéreo Especial Británico y la fotógrafa anti-guerra Mason Weaver (Brie Larson); además del escuadrón militar liderado por el coronel Preston Packard (Samuel L. Jackson).

Una vez en la Isla Calavera el grupo no sólo se encuentra con Hank Marlow (John C. Reilly), un piloto que cayó durante la Segunda Guerra Mundial, sino también con Kong.

Ubicada justo al final de la Guerra de Vietnam, la segunda película del MonsterVerse ofrece una re interpretación de la historia de uno de los personajes más icónicos del cine: King Kong.

Si en sus versiones previas el simio era convertido en un mero espectáculo para la civilización, en esta ocasión es presentado como una de las muchas víctimas de la inconciencia y hostilidad del ser humano.

Kong es quien da equilibrio al ecosistema de la Isla Calavera y sus acciones destructivas son respuesta ante la violenta llegada de los científicos y militares, que lejos de querer entender el lugar parecen más interesados en conquistar el territorio. Esta nueva perspectiva ayuda a entender al simio de manera más empática.

Pero este no es el único cambio respecto a las apariciones previas de Kong en el cine. Influenciado por obras bélicas como el Apocalypse Now de Francis Ford Coppola, el director Jordan Vogt-Roberts se dedica a destruir varios de clichés clásicos en el cine de acción, en especial aquellos que tienen que ver con los personajes y los actos de heroísmo.

Es así que tenemos a un soldado sacrificándose inútilmente (y casi de manera cómica) o el personaje femenino dejando de ser la damisela en peligro y el mero interés romántico de Kong (y de alguno de los humanos).

Aún con estas interesantes propuestas, el guion tiene algunos elementos que no funcionan del todo, en especial aquello que tienen que ver con la comedia.

A diferencia de lo ocurrido en el Godzilla de Gareth Edwards, donde se apuesta más por el suspenso, en Kong: la Isla Calavera la criatura aparece desde los primeros minutos de la historia lo que permite que Vogt-Roberts y el cinefotógrafo Larry Fong ofrezcan planos realmente bellos, en los que la perspectiva humana ayuda a dimensionar lo imponente de los monstruos, incluyendo al propio Kong.

Entretenida y con una identidad visual realmente interesante, Kong: la Isla Calavera se convierte en una propuesta que, al igual que en el Godzilla de 2014, ofrece una nueva aproximación a los monstruos clásicos del cine en lo que los seres humanos son los verdaderos villanos.

sf-kongskullisland1

Warner Bros | 2017

************

Ficha Técnica 

Titulo original: Kong: Skull Island/ País: Estados Unidos/ Año: 2017/ Director: Jordan Vogt-Roberts/ Elenco: Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, Brie Larson, John Goodman, Jing Tian, Toby Kebbell, John Ortiz, John C. Reilly/ Guion: John Gatins, Dan Gilroy, Derek Connolly, Max Borenstein/ Música: Henry Jackman/ Fotografía: Larry Fong/ Duración: 118 minutos

Aprovechando la visita: Crítica | Godzilla (2014)

Un comentario en “Crítica | Kong: la Isla Calavera

  1. Pingback: Crítica | Godzilla (2014) | Sexta Fila

Los comentarios están cerrados.